Las historias de las capacidades físicas de los monjes Shaolin nos parecen siempre algo más cercano a la fantasía que la realidad. Pero al margen de muchas exageraciones que hemos visto en películas, lo cierto es que estos monjes toman años de duro sacrificio y entrenamiento. Su objetivo, conseguir que su cuerpo y su mente alcancen un nivel de habilidad y de sincronía tal que parecen superhombres.

En el siguiente vídeo, se muestra una escuela Shaolin para jóvenes. Son 36.000 estudiantes de la escuela Shaolin Tagou, la mayor de China. Es una escuela muy popular, nada de los duros entrenamientos que sufren los monjes que se aíslan en los monasterios de las montañas. Y aún así es una muestra impresionante de lo que se puede conseguir con el esfuerzo de estos jóvenes.

El monasterio Shaolin original se encuentra en la provincia de Henan, en China. El emperador Xiao Wen, de la dinastía Wei, lo mandó construir en el año 495 d.C. En un principio como centro de enseñanza del budismo. Más tarde, el monje Bodhidharma, fundador del budismo zen y conocido como el Maestro Legítimo de las Artes Marciales, comenzó a meditar allí mientras practicaba una serie de ejercicios que pretendían imitar los movimientos animales. Estos ejercicios se conocerían más tarde como Gong Fu (en occidente lo tradujeron mal y aquí lo conocemos como Kung Fu).

Con el paso del tiempo, la práctica de estos ejercicios mezclados con las enseñanzas del budismo, se mezclaron para convertir a los habitantes del templo en una especie de monjes guerreros que, a pesar de todo, tienen como filosofía la no violencia.

Un monje Shaolin se entrena en la creencia de que todo comienza en el cerebro. Si puedes tener una imagen mental de lo que quieres conseguir, puedes conseguirlo con determinación. Tras años de perseverancia y sacrificio, consiguen que su cuerpo responda exactamente como ellos lo visualizan en su mente.

Para que te hagas una idea del tipo de sacrificio al que están sometidos realmente los que se aíslan en sus monasterios, aquí tienes una sesión de fotos de unos monjes Shaolin en pleno entrenamiento.

Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin
Alucinantes fotos del duro entrenamiento para ser monjes Shaolin

Pero no hay que engañarse, hoy en día gran parte del templo Shaolin está dedicado al turismo. Se ha transformado en un parque temático de artes marciales. A su alrededor se ha construido hoteles, restaurantes, tiendas… Los propios monjes se han convertido en actores que muestran sus habilidades en espectáculos de artes marciales pensados exclusivamente para los turistas.

Imágenes de The Mind Unleashed