Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas… para aplastarlas

56

Todos tenemos alguna vez esa sensación inquietante de destrozar algo extremadamente frágil y bonito. Algo que es tan perfecto en su presentación que te dan unas ganas irracionales de aplastarlo y destruirlo. Oh vamos, no digas que no. Seguro que al ver comestibles como una preciosa tarta o un tembloroso flan se te ha pasado por la mente meter tus dedos destrozando su forma. O quizá quisiste tirársela a alguien en la cara. ¿Ves como también te pasa a ti?

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

“Con la comida no se juega”. Es una de las frases que hemos oído una y otra vez de niños. Pues eso es lo que ha hecho la artista española Mar Cuervo en su proyecto Destroyer. Ha buscado cosas comestibles bonitas, de vivos colores o formas graciosas y frágiles… para aplastarlas con su puño o estrujarlas hasta deshacerlas.

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

Mar Cuervo no busca sólo satisfacer esa pulsión destructora y pasárselo bien, sino que pretende dar un mensaje político e ideológico. Elige sobre todo postres industriales por ser el símbolo de la obsesión de la sociedad por la perfección. Esos pastelitos pensados exclusivamente para ser atractivos visualmente pero que en el fondo son algo frágil y sin resistencia. La artista trata de negar esta búsqueda de la belleza artificial que acaba convertida en deshecho. Tan fácil como aplastar esos comestibles tan perfectos suavemente con el puño, o deshacerlos con un apretón. Tan frágil como los cimientos de la sociedad actual.

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

A partir de la rabia es cuándo nacen los movimientos sociales, y estos sentimientos se convierten en motor de algo más hermoso. Destruir la falsa belleza para mostrar la fragilidad del sistema. A veces hay que sacrificar unos cuantos pastelitos para despertar a la sociedad.

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

Esta artista ha buscado cosas comestibles bonitas... para aplastarlas

Y bueno, ya que está en ello, disfrutar aplastando cosas y dejar salir al niño destructor que todos llevamos dentro… y nosotros disfrutar viendo cómo lo hace.