Sony presentó la semana pasada, a través de su canal de YouTube para el Laboratorio de Ciencias de Paris, las primeras canciones compuestas por una inteligencia artificial. Los títulos son Daddy’s Car y The Ballad of Mr Shadow, y fueron creadas con el software de Sony llamado Flow Machines.

En este primer ejemplo, se buscaba un estilo similar al de The Beatles.

En esta otra, la base era el estilo de los compositores americanos como Irving Berlin, Duke Ellington, George Gershwin o Cole Porter.

Para poder realizar esta composición, el laboratorio de investigación creó una base de datos que contiene 13 mil referencias de diversos estilos y compositores.

La verdad es que no queda muy claro cuál fue el resultado real de la aportación de la inteligencia artificial, ya que el compositor francés Benoît Carré se encargó de la letra, la producción final y algunos arreglos en las canciones. Carré fue quien seleccionó los estilos y el leadsheet para el FlowComposer que debía de tomar el software para generar las melodías.

Si se encargó de todo eso y además de la producción, arreglos y mezcla final de las canciones. ¿Se puede decir que realmente es esta la primera canción compuesta enteramente por una inteligencia artificial? Aunque no deja de ser impresionante que un programa pueda ya componer obras artísticas, sea el nivel de implicación que sea, la verdad es que hay demasiada intervención humana aún como para poder presumir del tema.

A pesar de ser un simple experimento (y de todas estas dudas sobre la implicación real de la máquina y el humano), Sony tiene intención de sacar en 2017 un disco con canciones producidas por esta inteligencia artificial, y aseguró que Daddy’s Car sería una de las canciones seleccionadas.

Morgan, el primer tráiler creado por inteligencia artificial

Este mismo mes, la 20th Century Fox presentó también su propio producto creado por una inteligencia artificial. En este caso, el tráiler de la película Morgan. El software empleado es el sistema Watson de IBM. Se encargó de analizar 100 clásicos del cine de terror y realizó el tráiler con aquello que pensaba que podría atraernos más. Lo sorprendente es que utilizó cortes de la película que los editores humanos no habían considerado, lo que implicaría que la inteligencia artificial tenía un concepto diferente de lo que es el miedo tras analizar los clásicos.

Aunque tampoco queda muy claro la veracidad de que el resultado final sea el que hemos visto porque, después de todo, la película es un thriller con una una inteligencia artificial involucrada. Conociendo a la industria se podría sospechar que se ha exagerado la implicación de la máquina en el tráiler final.

Sea como sea, ya se puede intuir cuáles son los caminos de las producciones artísticas populares del futuro. Bases de datos de los gustos mayoritarios y máquinas creando obras en base a algoritmos que predicen el éxito de una canción, una película o un libro. Al principio el software será caro, y sólo las grandes productoras se aprovecharán de ésta fábrica de arte. Pero cuando sea más accesible, lo más seguro es que podamos tener en nuestro propio reproductor a nuestro compositor personal y pedirle canciones únicas de nuestro propio gusto o la película que queramos con el argumento que le demos.

¿Qué te parece este futuro?