En medio de la pobreza, la precariedad y el sufrimiento del Congo, existe un movimiento de auténticos dandis que destacan por su lujosa y elegante indumentaria: los sapeurs. La ropa que usan estos “dandis del Congo” debe ser de marca y auténtica de pies a cabeza: Yves Saint Laurent, Kenzo, Armani, Weston… y, por supuesto, hay que llevarla con estilo y elegancia.

Los dandis del Congo: un estallido de color entre la miseria

Los dandis del Congo: un estallido de color entre la miseria

Los dandis del Congo: un estallido de color entre la miseriaLos dandis del Congo: un estallido de color entre la miseriaLos dandis del Congo: un estallido de color entre la miseriaLos dandis del Congo: un estallido de color entre la miseriaLos dandis del Congo: un estallido de color entre la miseriaEl movimiento comenzó cuando los militares congoleños, que lucharon en Francia durante la Segunda Guerra Mundial, regresaron a su casa en África y trajeron la moda parisina con ellos. Se reunían habitualmente en fiestas que ellos mismos creaban para poder lucir sus modelos, hasta que al final crearon la Sociedad de Ambientadores y Personas Elegantes (SAPE) para recrear el mito de la elegancia francesa. El siguiente documental de RT nos adentra unos minutos en el mundo de estos sapeurs:

Sus reglas no sólo imponen obligaciones estéticas (no se pueden combinar más de tres colores en el mismo atuendo, por ejemplo) sino también éticas. Los sapeurs son hombres de moralidad intachable con un modo de pensar y sentir la vida cuyo germen se encuentra en la celebración de la libertad, el pacifismo, la inclusión social y la autosuperación.

Los dandis del Congo son mucho más que unos excéntricos

Porque los sapeurs no es sólo un movimiento de extrema superficialidad. Los sucesivos dictadores que han sufrido han usado el nacionalismo y el rechazo a lo europeo como arma. Llegando incluso a imponer tipos de vestimenta “apropiados”. Y es ahí donde el dandi supone una réplica a la imposición gubernamental. La reivindicación de la libertad de expresión a través de la ropa. Uno de los músicos congoleños internacionales más conocido en los sesenta, Papa Wemba, usó precisamente este movimiento para oponerse a esa vuelta a la “autenticidad” que imponía el dictador Mobutu. Junto a su grupo Viva La Música, vestía como un dandi dio visibilidad internacional a este problema.

Los años ochenta fueron devastadores para el Congo tras tres guerras civiles consecutivas. Los sapeurs desaparecieron por completo de la vida social. No eran tiempos de pensar en colores y marcas de ropa.

Pero con la superación de aquella terrible época, a principios de este siglo, los dandis volvieron a aparecer con más fuerza y ganas que nunca bajo el lema “Dejemos las armas y vistámonos elegantemente”. Incluso ha vuelto a ganar visibilidad internacional tras la publicación del libro Gentlemen of Bacongo (Los caballertos de Bacongo) de Daniele Tamagni. En este libro se recogen cientos de fotos y testimonios de los actuales dandis del Congo.

Los dandis del Congo: un estallido de color entre la miseria

Los dandis del Congo: un estallido de color entre la miseria

Los dandis del Congo: un estallido de color entre la miseria

Los dandis del Congo: un estallido de color entre la miseria

Han servido de inspiración para muchos artistas actuales, como Solange Knowles, la hermana de Beyoncé:

Y han protagonizado una reciente campaña de la cerveza Guiness en la que reivindican el estilo de estos sapeurs:

La elegancia extraordinaria de estos hombres, ha sobrevivido como el movimiento de moda más longevo de la historia al durar más de cien años. Y actualmente ha traspasado fronteras llegándose a encontrar comunidades sapeurs en Bruselas y Londres. En España, la Ciudadela de Pamplona les dedicó una exposición dentro de sus jornadas “África imprescindible; al sur del Sáhara”.

Los dandis del Congo: un estallido de color entre la miseria

Como dice Tamagni en su libro: “Cuando salen a la calle así vestidos se olvidan de todos sus problemas. Son instantes de gloria en los que se sienten verdaderamente felices”